DISCURSO A LAS FAMILIAS:
LA FAMILIA, LUGAR PRIVILEGIADO
DEL ANUNCIO EVANGELICO


1.- "Bendito sea Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo que por su gran misericordia nos reengendró a una vida de esperanza por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, para un herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible" (IPe 1,3-4).

Me dirijo a vosotros, queridos hermanos, con las palabras de la Primera Carta de Pedro; bendigamos juntos al Padre por los dones que nos ha concedido mediante la resurrección de Jesucristo, en particular, por el don de la regeneración bautismal, fuente inagotable de esperanza. De esta esperanza viva brota la alegría; también la alegría de volver a vernos juntos, en la comunión con Cristo y entre nosotros. Con inmensa satisfacción os recibo, queridísimos hermanos, en el curso de vuestra Asamblea que os ve reunidos junto a la tumba de Pedro. Este nuestro encuentro tan deseado es para mí un renovado testimonio de la unión particular que une a los obispos italianos con el Obispo de Roma. A cada uno de vosotros con afecto fraternal mi abrazo de paz en el Señor.

Ojalá que la alegría espiritual del actual encuentro pueda ser para cada uno motivo de consuelo y de estímulo para continuar con nuevo vigor en el común servicio a Cristo resucitado y en el anuncio de su Evangelio.

2.- Los trabajos de vuestra Asamblea General se desarrollan en torno a un texto de gran importancia, el "Directorio de Pastoral Familiar" que os disponéis a enviar a todas las comunidades eclesiales en Italia, a fin de "anunciar, celebrar y servir el Evangelio del matrimonio y de la familia", como "proyecto educativo y pastoral esencia para el itinerario de fe de los bautizados en la vocación al matrimonio y para la vida de fe de la familia en conformidad con el Evangelio".

El "Directorio" representa el compendio orgánico y replanteamiento de aquel magisterio doctrinal muy rico como también de aquella guía pastoral oportuna y clarividente que vosotros, venerables hermanos, tanto con documentos comunes como con intervenciones destinadas a cada una de las Iglesias particulares, habéis desarrollado en el período postconciliar, en sintonía con la enseñanza del Sucesor de Pedro.

Con este texto no pretendéis solamente "contemplar" y "acompañar", según una perspectiva más propiamente pastoral, las normas publicadas en el año 1990 son el decreto general sobre el matrimonio canónico, sino también dar respuesta a la solicitud por mí manifestada en la exhortación sinodal "Familiaris consortio", cuando escribí: "Es de desear que las Conferencias Episcopales... se preocupen de que sea publicado un Directorio para la pastoral de la familia". Esto adquiere un significado peculiar en el contexto tanto del décimo aniversario de la "Carta de los Derechos de la Familia", publicada por la Santa Sede en el año 1983, como en el del ya próximo Año Internacional de la Familia, que se celebrará en 1994.

El matrimonio y la familia, lugar primario de la humanización de la persona y de la sociedad

3.- El Directorio, asume, por tanto, el significado de un nuevo testimonio del amor y del interés con el que la Iglesia sigue el matrimonio y la familia, comprometiéndose a defender este "lugar primario de la "Humanización" de la persona y de la sociedad" contra las numerosas y graves amenazas que hoy se ciernen sobre él. Es un servicio absolutamente necesario; más aún, un servicio que aparece urgente sobre todo cuando "el egoísmo humano, las campañas antinatalistas, las políticas totalitarias, pero también las situaciones de pobreza y de miseria física, cultural, moral, e igualmente la mentalidad hedonista y consumista pretenden disecar las fuentes de la vida, mientras que las ideologías y los diversos sistemas, juntamente con formas de desinterés y de desamor, atentan contra la función educativa propia de la familia.

Bajo el perfil más propiamente pastoral, el Directorio, por el hecho de haber sido publicado por la Conf. Episcopal Italiana y dirigido a todas las diócesis de Italia, representa una expresión privilegiada de la "comunión eclesial" en el ámbito de la pastoral familiar. Es necesario, en efecto, que ésta se torne cada vez más homogénea y convergente en el tejido vivo del pueblo de Dios, favoreciendo una acción evangelizadora y misionera incisiva y fecunda respecto a la familia.

4.- La familia es lugar privilegiado del anuncio evangélico. Jamás debemos cansarnos, queridísimos hermanos en el Episcopado, de servir a la familia; de dar así respuesta al hambre y a la sed que la misma tiene de sentido, de verdad, de amor profundo, de libertad auténtica y de plenitud de vida.El primero y fundamental servicio de la Iglesia a los esposos cristianos es invitarlos y acompañarlos a redescubrir, con sorpresa gozosa y grata, el "sacramento grande" (Ef 5,32), el "don" que les ha sido hecho por el Espíritu de Jesús muerto y resucitado. En un contexto social y cultural en el cual la descristianización y la indiferencia religiosa deterioran profundamente la mentalidad y los comportamientos de las mismas familias cristianas, urge reevangelizar incansablemente a los esposos cristianos, y conseguir que escuchen de nuevo la "buena noticia" del don divino recibido.

La conciencia de este misterioso don es raíz y fuerza de la vida moral de los esposos, de su diario camino hacia la santidad conyugal y familiar, como también de su específica participación en la misión de la Iglesia. En el seno de la comunidad eclesial, el matrimonio y la familia cristiana están llamados a recorrer un singular itinerario de fe. Así entre la grande Iglesia y la "pequeña Iglesia" se produce todos los días, en virtud de la presencia del Espíritu, un "intercambio de dones", que es recíproca comunicación de bienes espirituales.

Al recibir de la Iglesia el triple don de la palabra, del sacramento y de la caridad, la familia es habilitada y comprometida a desarrollar su típico ministerio en favor de los demás (cfr. I Cor 7,7). Y es justamente a esto a lo que, en definitiva, tiende el "Directorio": conseguir que todas las familias cristianas asuman el puesto, el papel y la vitalidad que les competen en la Iglesia y en la sociedad.

5.- Venerables hermanos, sois plenamente conscientes de los profundos cambios, de las tensiones y de las crisis a los que, en este momento histórico, está sometida la familia. Comparto vuestro temor por las repercusiones preocupantes que de ahí se derivan para todo el contexto social. Pero me uno a vosotros también al reafirmar la plena esperanza en la presencia victoriosa del Resucitado.

Animados por su fuerza, lo cónyuges cristianos sabrán dar testimonio de forma clara y fuerte de los fundamentales valores humanos y evangélicos, como el amor fiel frente al desprecio de la indisolubilidad, la entrega generosa de la vida en un contexto de miedo y de rechazo de la vida misma, el servicio humilde a la solidaridad desinteresada en una cultura del egoísmo y del beneficio.

Y más aún: la reconciliación y la paz en una situación social de conflictividad, la reciprocidad gratuita de la comunicación y del diálogo en un contexto fuertemente marcado por la incomunicabilidad, un estilo de vida sobrio y esencial en el seno de una sociedad consumista; finalmente, la moralidad y la espiritualidad en le seno de una mentalidad materialista y en crisis en sus referencias éticas.

Más que en el pasado, es necesario que el testimonio evangélico de la familia sea lo más amplio y unitario posible, incluso con miras a una auténtica eficacia histórica. De aquí la necesidad de promover y apoyar las diversas formas de asociacionismo familia, no sólo para la vitalidad pastoral de las comunidades eclesiales, sino también para una más explícita participación en la construcción de una sociedad iluminada por la esperanza del Evangelio.

El compromiso por el bien común es extraordinariamente urgente

6.- El compromiso por el bien común es extraordinariamente urgen en la fase histórica de rápida y radical transformación que Italia está viviendo. Frente a las singulares dificultades que semejante compromiso encuentra en el ámbito no sólo económico, político e institucional, sino también y sobre todo moral y cultural, las familias constituyen motivo de preocupación y al mismo tiempo de gran confianza. Italia posee un inestimable patrimonio moral, constituído por innumerable familia moralmente sanas comprometidas todos los días a vivir y a comunicar aquellos ideales de honestidad, laboriosidad y solidaridad, que son los únicos que pueden asegurar el respeto de las exigencias auténticas de la persona y el correcto desarrollo de la vida democrática.

Para vosotros, venerables hermanos en el Episcopado, no es desconocido el hecho de que la renovación del país para por una atención concreta a la familia. Si ésta debe asumir con más coraje su cometido social y político, la sociedad y el Estado deben arrancarla de la condición de marginalidad, y con frecuencia de penalización, en la que todavía se encuentra confinada; debenhacer de la política familiar la clave central y resolutiva de toda la política de los servicios sociales.

El testimonio cristiano en Italia podrá de este modo adquirir "renovado impulso -como recordaba recientemente al personal del diario católico "Avvenire"- en el nuevo contexto moral, social e institucional que debe contribuir a crear, y reforzar su tensión unitiva, en beneficio no de un interés propio, sino del bien de todo el país".

Ojalá que toda la comunidad católica italiana, con la ayuda de Dios y siempre unida a sus pastores, pueda cumplir hasta el fondo el mandato de la nueva evangelización, de la que son parte esencial la evangelización de la cultura y el anuncio y el testimonio de la doctrina social cristiana. En torno a esta doctrina, sometida a contraste con las concretas circunstancias históricas, debe coagularse el compromiso social y político de los laicos católicos.

¿No es precisamente por causa de las presentes dificultades por lo que ellos son llamados a trabajar con mayor coraje, coherencia y generosidad? Será entonces, en la continuidad y en la capacidad de renovación de la propia tradición, punto de referencia y fuerza impulsiva del verdadero progreso de esta queridísima nación, cuya civilización está tejida de obras de testimonios cristianos.

7.- Queridísimos hermanos en el Episcopado: Vosotros sois los primeros responsables de la pastoral en vuestras respectivas diócesis. A vosotros, por tanto, está encomendada la tarea de promover una atenta y constante acción misionera y evangelizadora en favor de la familia y mediante la familia para el bien de toda la comunidad civil. Que os oriente y os sostenga siempre la "apremiante invitación" que ya Pablo VI dirigió a los obispos en la encíclica "Humanæ Vitæ": "Con los sacerdotes, vuestros cooperadores y vuestros fieles, trabajad con ardor y sin descanso en la salvaguardia y en la santidad del matrimonio, a fin de que siempre sea vivido en toda su plenitud humana y cristiana. Considerad esta misión como una devuestras más urgentes responsabilidades en el tiempo presente". En vuestra palabra y solicitud pastoral, las familias, especialmente las que se encuentran en dificultades, podrán así sentir "el eco de la voz del amor del Redentor".

Que os acompañe en el cotidiano ministerio episcopal la dulce y fuerte protección de la Santa Familia de Nazaret, de Jesús, María y José.

Que de esta protección sea prenda mi afectuosa bendición.

FIRMA.gif (3271 bytes)
Joannes Paulus II